Ideas para Almacenar Katiuscas – Wellies Store –

En las Escuelas en la naturaleza estamos mucho tiempo fuera y con todo tipo de climas así que las katiuskas, botas de agua o wellies, son un básico de la ropa de la Escuela. Mantenerlas ordenadas proporciona rutinas, elección (de dónde colocarlas cada día), fomas de orden (y creatividad también) y búsqueda fácil así como evitar que puedan mojarse por dentro innecesariamente. Así que hoy os mostramos una selección de ideas y formas de almacenar en espacios exteriores nuestras botas de agua o wellies.

Muchas de las fotografías no sé de dónde son y por eso no está indicado. Si alguien sabe a qué escuela o iniciativa pertenecen, agradezco que me escriba para decírmelo y así se pueden hacer las referencias a los sitios ♣

                

La primera foto (arriba izquierda) usa un enrejado de madera similar al que se usa como estructura para plantas trepadoras, al cual se le han colocado pequeños ganchos. Si esos ganchos son un poquito más largos también servirán para nuestras katiuskas. En la foto de la derecha, la Escuela en el Bosque Amadahi tiene sus botas en colgadores de madera y losniñ@s colocan las botas en palo y palo hacia abajo (para evitar que entre el agua si llueve). Siguiendo con esta estructura de Amadahi, tenemos también la foto de abajo, que aprovechan una de las paredes de una caseta (de herramientas, almacenaje…) para colocar este tipo de colgadores a varias alturas.

O la otra caseta específica para botas que además tiene ruedas y es móvil. Tiene un tejadillo, colgadores por los dos lados y a varias alturas.

Otra idea es conseguir botas “con tapa”. Este invento ha sido ideado por Peter Manning, de Bristol, y está disponible en Amazon si tenéis curiosidad.

Otra idea es utilizar los palos salientes para “colgarlas”, para meter el palo en la bota, o colgar las botas de las pequeñas asas (si tienen) como la verde de la fotografía.

Otro modelo más rústico es el de la fotografía de la derecha (abajo) que han usado un tronco y le han insertado los palos para poder meter las fotas. Una versión divertida y muy acorde con la naturaleza, desde luego.

      

 

Otra forma de almacenaje es crear un pequeño cobertizo-asiento para las botas, que se dejaría dentro al refugio de las tormentas.

Otra manera de almacenaje es reutilizar trozos de madera o palets y crear colgadores como el de abajo, en dirección vertical y por parejas, a distintas alturas. La única dificultad que veo a este colgador es la altura superior, que tal vez esté muy alto para los niñ@s pequeñ@s, pero siempre se puede adaptar pues son módulos de dos pares de botas, así que se puede hacer también la versión horizontal.

Otra idea es insertar las botas boca abajo en los palos, como la colocación de abajo. Varios modelos de esto los vemos aquí; el primero (izquierda) es estándar y más “simple”, el de su derecha, ya incorpora un pequeño “cajón” debajo para dejar zapatos u otro tipo de calzado que pudiera mojarse y el último tiene los palos a varias alturas según el tipo de bota o katiuska:

También podemos comprar una estructura que, aunque menos rústica, también funcional y que lleva ruedas:

Y la última idea que queríamos compartir con vosotr@s es una idea donde se reutilizan materiales y muy asociada al mundo animal, así que si en vuestra iniciativa hay caballos, tal vez esta idea sea sugerente para vosotr@s:

Nos vemos en los bosques, con agua y con barro… que ahora no hay excusa ♥


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Translate »
shares