20 maneras de jugar con los charcos

20 maneras de jugar con los charcos

«Si la vida te da lluvia, salta en los charcos»

~Pablo Ruiz Boj ~

Jugar con la lluvia y el barro es algo natural y espontáneo en el ser humano, sobre todo, en los niños. Pero es que además esa interacción tiene grandes beneficios para nuestros sistema inmunológico, además de producir grandes beneficios a nivel físico, emocional y de aprendizaje. Hoy comparto con vosotros 20 maneras de disfrutar, experimentar y aprender jugando en los charcos.

Los charcos ya son de por sí un estímulo enorme que no necesita material alguno, pero si quisiéramos introducir material para su experimentación, aquí os dejo un listado de ideas que pueden dar pie a provocaciones pedagógicas en torno a los charcos y la lluvia acumulada.

Puentes en los charcos

Beneficios de jugar con el Barro y el Agua

Algunos científicos han descubierto que la suciedad del fango contiene unas bacterias llamadas Mycobacterium vaccae y que estar en contacto con estas bacterias aumenta los niveles de serotonina – la hormona de la felicidad-, reduciendo así los niveles de ansiedad y depresión. Además de felicidad, jugar y experimentar con el barro aporta muchos otros beneficios que lo convierten en un material de lo más estimulante y pedagógico.

No voy a centrarme en los beneficios porque ya hay literatura sobre este tema. De hecho, os recomiendo, si aún no los leísteis, el artículo escrito por Jenny Silvente sobre «La pedagogía del barro», (disponible en castellano en nuestra sección de Artículos), el artículo de Clara de Tierra en las Manos bajo el título de «Rebozarse en el barro hace a los niños más felices» y el reportaje de The Dirt on Dirt (2012) de la National Wildlife Federation’s (NWF) Be Out There

De forma muy resumida podemos decir que jugar con los charcos y el barro:

  • Genera serotonina y, por tanto, la sensación de felicidad. (Lowry, 2007)
  • Reduce la ansiedad y mejora la motivacion paraaprender nuevas habilidades ( Science Daily, 2010)
  • Refuerza nuestro sistema inmunológico reduciendo, entre otras cosas, los niveles de alergias y asma. ( Yazdanbakhsh, 2002)
  • Reduce el uso de antidepresivos en la infancia. (Delate, 2004)
  • Aumentan los niveles de vitamina D. (AAP, 2009)
  • Nos mantiene en contacto con la naturaleza y sus elementos.
  • Reduce la aparición de diabetes tipo 1 en la edad adulta. ( Platts-Mills, 2005)
Objetos-que-flotan en charcos

20 maneras de jugar con los charcos

Imagina que la lluvia ha dejado muchos charcos. Y que en cada uno de estos dejas cerca algún material que pueda evocar o provocar el juego y la exploración.

Aquí van las 20 ideas para disfrutar, aprender y experimentar jugando con los charcos:

  1. Charcos y ciencia. Puedes dejar al lado del charco materiales relacionados con ciencia como jarras medidos, probetas, jeringas…
  2. Charcos y cocina (embudos, coladores, vasos, cucharas, cuencos…)
  3. Pajitas y pintura. Puede aparecer como material para que puedan soplar la pintur, ver causa-efecto y crear cuadros en los charcos.
  4. Charcos y pesos. Podemos jugar con el peso de los objetos (plumas, hojas secas, palitos, pétalos, semillas, pequeños cantos…)
  5. Disfrutar de un charco tal cual, a ver qué juegos y experimentos surgen.
  6. Jugar con cubos transparentes y regaderas.
  7. Ofrecer piedras de diferentes tamaños.
  8. Proponer material no estructurado para hacer pócimas mágicas (paja, tierra, aromáticas, cucharones…)
  9. Dejar barcos hechos con materiales naturales (corcho, corteza…)
  10. Cañas de pescar sencillas o cazamariposas pequeños.
  11. Ofrecer esponjas y bombas de agua.
  12. Cuerdas e hilos de distintos tamaños.
  13. Dejar cartones y pinceles para pintar con el agua de los charcos.
  14. Bombas de agua efervescentes.
  15. Palos grandes y otros materiales no estructurados para hacer presas, puentes…
  16. Cubitos de hielo con flores dentro.
  17. Dejar un tenderete, bayetas o trapos y pinzas.
  18. Ofrecer cintas de colores.
  19. Papel celofán de distintos colores con los que poder explorar y observar el charco.
  20. Cuentagotas y colorantes o pigmentos naturales con los que poder explorar el color.

Este invierno, esta primavera, tras las tormentas veraniegas y los chaparrones de otoño… siempre juega en los charcos.


Niña saltando y jugando en un charco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Translate »
shares